La Potestad Parental (en España Patria Potestad) es un conjunto de deberes, más que derechos, de los progenitores sobre sus hijos menores no emancipados.

Las responsabilidades parentales advienen de la filiación legalmente establecida, sea o no matrimonial, o adoptiva.

Una vez determinada la filiación, la potestad parental es automáticamente atribuible a los progenitores para que ejerzan sus responsabilidades en favor de sus hijos.

Así pues la potestad parental, en cuanto responsabilidad parental, es atribuible a los progenitores con el objetivo de proteger a los hijos y debe ser ejercida siempre en interés del menor, de acuerdo con su personalidad, respetando sus derechos así como su integridad física y mental. De este modo la potestad parental es ejercida personalmente y es irrecusable.

En el ámbito de la potestad parental los progenitores tienen como deberes:

  1. Velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.
  2. Representarlos y administrar sus bienes.

En cuanto a los hijos que están bajo la potestad parental tienen también como deberes:

  1. Obedecer a sus padres y respetarlos siempre.
  2. Contribuir equitativamente, según sus posibilidades, al levantamiento de las cargas familiares mientras convivan con ellos.

La titularidad de la potestad parental es atribuible a ambos progenitores y por regla general es ejercida conjuntamente, en un plano de igualdad, a pesar de ser posible el ejercicio por uno sólo de los cónyuges, dependiendo éste del consentimiento expreso o tácito del otro.

En caso de separación, la patria potestad será ejercida por el progenitor que conviva con el menor, pero a solicitud del otro progenitor el juez puede decidir el ejercicio conjunto o distribuir entre los progenitores las funciones inherentes a su ejercicio.

Por lo que, en determinados casos, la patria potestad puede ser ejercida exclusivamente por un progenitor si:

  • El juez atribuye la patria potestad a uno de los progenitores en caso de separación.
  • Los desacuerdos entre los progenitores son reiterados o concurra una causa que entorpezca su ejercicio conjunto.
  • Se verifica ausencia, incapacidad o imposibilidad de ejercicio por uno de los padres.
  • La filiación sólo está determinada respecto a uno de los progenitores o fue determinada por condena en causa penal o en proceso civil con oposición de un progenitor.
  • Uno de los progenitores sea privado de la patria potestad por incumplimiento reiterado de los deberes inherentes.

Patria PotestadEn el caso de desacuerdo, los progenitores podrán recurrir a un procedimiento de jurisdicción voluntaria para la tutela de derechos e intereses en causa.

Los progenitores podrán ser privados de la titularidad de la patria potestad por incumplimiento grave o reiterado de los deberes que le son competentes y su ejercicio puede ser suspendido.

Hay incumplimiento grave si el hijo menor o incapacitado sufre abusos sexuales o maltratos físicos o psíquicos, o si es víctima directa o indirecta de violencia familiar o machista.

En estos casos la privación puede ser solicitada por la autoridad judicial, los propios hijos, el progenitor (aunque no tenga el ejercicio), parientes de los menores hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo por afinidad y el Ministerio Fiscal.

Determinada la privación de la patria potestad, los progenitores siguen manteniendo la obligación de hacer todo lo que sea necesario para asistir a sus hijos y prestarles alimentos.

Con todo, en el caso de que se verifique que la causa que motivó su privación ya no existe, y siendo aconsejable en el interés del menor, el progenitor puede recuperar la patria potestad a través de la autoridad judicial.

En cualquier caso, la autoridad judicial tiene legitimidad para adoptar las medidas necesarias para impedir cualquier perjuicio personal o patrimonial a los hijos sobre potestad.

La patria potestad se extingue en los siguientes casos.

  1. Fallecimiento o declaración de fallecimiento de ambos progenitores o de los hijos.
  2. Adopción, excepto en la situación de que la adopción sea por el cónyuge o por la persona con quien conviva en pareja estable.
  3. Emancipación o mayoría de edad de los hijos.
  4. Declaración de ausencia de los progenitores o de los hijos.

La potestad parental también puede ser prorrogada para la mayoría de edad cuando el menor no emancipado es declarado incapaz.

Puede igualmente ser rehabilitada en el caso de declaración de incapacidad del hijo mayor de edad o emancipado.