Por  incapacitación (también nombrada capacidad modificada judicialmente) se entiende la privación de la capacidad de obrar de una persona física, en determinados casos fijados en la Ley, declarada dicha incapacidad, a través de una sentencia judicial.

Con el nacimiento y una vez producido el entero desprendimiento del ser del seno materno, las personas adquieren la personalidad y la capacidad jurídicas, siendo titulares de derechos y obligaciones.

Pero la capacidad de obrar, o sea, la aptitud para el ejercicio de estos derechos y obligaciones, sólo se adquiere plenamente con la mayoría de edad, y en algunos casos, como más adelante se explicará, puede ser limitada.

Así, tal y como está previsto en el Código Civil, las causas de incapacitación son las siguientes:

  1. Enfermedades o deficiencias psíquicas. Las que provocan alteraciones en el juicio de la persona, en el conocimiento de la realidad y en su capacidad para afrontar las actividades de la rutina diaria, impidiendo que gestione su persona y  sus bienes, como es el caso del alzheimer.
  2. Enfermedades o deficiencias físicas. Limitan el desarrollo normal de la persona impidiendo la socialización y comunicación con los demás y quedándose afectada también a nivel psíquico, como por ejemplo la sordomudez.

De este modo, para la declaración de incapacitación se precisan los siguientes requisitos:

  1. Enfermedades o deficiencias de carácter físico o psíquico;
  2. Que éstas sean de carácter persistente (que se prolonguen en el tiempo de forma permanente);
  3. Que impidan a la persona gobernarse por sí mismas.

Puedes ser declaradas incapaces:

  • Personas mayores de edad;
  • Personas menores de edad, cuando concurran:
    • Causa de incapacitación;
    • Se prevea razonablemente que la misma persistirá después de la mayoría de edad.

El procedimiento de incapacitación
Con la declaración de incapacidad se pretende proteger a las personas afectadas con alguna discapacidad que limite su capacidad de obrar.

Como esta declaración altera el estado civil de las personas, afecta a sus derechos fundamentales y hace que se queden sujetas a un régimen especial de protección o guarda, sólo puede obtenerse a través de la vía judicial, por tanto a través de Sentencia.

Para iniciar el procedimiento de incapacitación tienen legitimidad activa las siguientes personas:

  • El propio presunto incapaz;
  • Su cónyuge o quien se encuentre en una situación de hecho asimilable;
  • Sus descendientes;
  • Sus ascendientes;
  • Sus hermanos

En el caso de que el presunto incapaz sea un menor, sólo tienen legitimidad activa las personas que ejerzan la patria potestad o la tutela.

Como se trata de una cuestión de interés público, cualquier persona puede poner en conocimiento del Ministerio Fiscal los hechos necesarios para la incapacitación, que puede actuar como actor, demandado en el caso que el presunto incapaz no comparezca en dicho procedimiento , o como tercero encargado de velar por el interés público.

Para el procedimiento de incapacitación es competente el Juzgado de Primera Instancia del lugar en que resida la persona a la que se refiere la declaración que se solicita.

Con la finalidad de proteger al presunto incapaz, en el procedimiento no hay lugar a renuncia, allanamiento ni tampoco las partes pueden transigir. En caso de desistimiento, es necesario el consentimiento del Ministerio Fiscal.

Antes o durante este procedimiento, es posible adoptar medidas cautelares con el objetivo de proteger a la persona del presunto incapaz y/o su patrimonio, cuando haya conocimiento de la existencia posible de una causa de incapacitación, pudiendo ser iniciativa del Tribunal, del Ministerio Fiscal o de cualquiera de las personas con legitimidad activa para el procedimiento de incapacitación.

Por último, la Sentencia de incapacitación tiene que contener la declaración del estado civil de incapacitación, su extensión y límites, el régimen de guarda o tutela, el derecho de sufragio y tendrá que pronunciarse sobre la necesidad de internamiento.

En seguida, la Sentencia será inscrita en los siguientes registros:

  1. Registro Civil;
  2. Registro Mercantil;
  3. Registro de la Propiedad

No es una Sentencia definitiva, sino que es posible, que si cambian las circunstancias, se inste un nuevo procedimiento para dejar sin efecto o modificar el alcance de la incapacitación ya establecida.